Salud, Ser Padres

Cortar las uñitas del bebé, te damos consejos para que no te causa ansiedad

  • Un pequeño bebito llega lleno de ternura, ilusiones y bendiciones. Pero también de retos, el primer baño y demás rutinas de higiene son muchas veces causa de estrés, sobre todo cuando es nuestro primer bebé. Si este es tu caso o conoces a alguien con un bebé en casa, lee o comparte este artículo.

Las uñas de un bebé y especialmente las de un recién nacido son de verdad diminutas y debido a que son muy delgadas cuando están largas y se llegan a atorar en alguna tela o material se van astillando, convirtiéndose en la razón de que la carita de nuestro pequeño tenga unos rasguñitos. Siempre causa preocupación, en especial cuando las vemos que están cerca de sus ojitos o nariz ya que tanto párpados como la piel de las fosas nasales son muy delicadas y sensibles.

Pero siendo tan pequeñas y sus manitas tan frágiles, siempre causa cierto nerviosismo cuando las cortamos, sobre todo las primeras veces, te compartimos unos consejos para que puedas realizar esta tarea, que a todas nos puso a sudar, en el menor tiempo y con la mayor efectividad.

  • Adquiere las herramientas adecuadas. Existen en el mercado tanto cortauñas como limas especiales para bebés. Comprá un kit de preferencia de una marca reconocida, no te vayas por el más económico pues luego no funcionan bien o no están bien ensamblados.
  • Procura limar las uñitas del bebé mientras duerme, observa cuales están en pico o parecen astilladas y límalas suavemente con movimientos firmes y pausados, necesitarás un poco más de tiempo y hacerlo con más frecuencia pero así evitarás el uso del cortauñas por un buen periodo.
  • Si están muy largas y prefieres usar el corta uñas hazlo mientras está dormido, toma su manita suavemente, pon música suave o enciende la tele para que haya otros sonidos y así no se despierte cuando escuche el mecanismo del cortauñas.
  • Realiza esta tarea de preferencia después del baño, el agua suaviza las uñas y esto facilitará el corte.
  • Cuando ya está un poco más grande, 5-8 meses, las uñas siguen siendo pequeñas, pero el reto ahora es que ya se mueven más y tienen más fuerza, aquí la recomendación es que alguien te ayude, ya sea que lo hagan en pareja o le pidas a otro de tus hijos que lo entretenga con alguno de sus juguetes y lo sostenga mientras tu dejas sus manitas libres de uñas filosas.
  • Algo importante es siempre asegúrarte de que no quede alguna uña suelta en sus dedos o dentro de la uña, ya que podría comérsela o entrar a su ojito. Puedes limpiar sus manos con algún trapito o toallita húmeda, si ya es más grande simplemente lavar sus manos.

Todas esas cosas o rutinas sencillas fueron complicadas la primera vez, conforme más practiques también te sentirás más segura. Lo importante al principio es hacerlo a tu paso y dedicarle el tiempo que necesites. Muy bien mamá, lo estás haciendo con amor.

Artículo Anterior
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA