Claudia Lizaldi, Ser Padres

Consejos para que tu hij@ deje el pañal

  • La hora de dejar el pañal es una decisión de tu hijo que debe ser a cuando éste se sienta listo

A última fechas se lee y se escucha de manera muy feliz que el pañal no “se quita”, el pañal “se deja” y esto atiende a la manera respetuosa en que se logra que un bebé o un niño pequeño dejen de usar pañal…

La etapa de control de esfínteres puede representar un gran reto para mamá y papá y también para el bebé o niño involucrado, por eso se recomienda que no se tome la decisión solo por la edad (generalmente sucede entre los 18 meses y los 3 años), sino por ciertos patrones de conducta que demuestran que el bebé o el niño están listos para hacerlo, por ejemplo:

Identificar estas señales en el bebé o niño pequeño evita que haya retrocesos porque estos suceden casi siempre cuando el bebé no estaba “maduramente” listo para dejar el pañal. Ojo que las señales no tienen que suceder todas al mismo tiempo. Por ello es importante no intentarlo antes de los 12 meses de edad. Es importante entender que dejar el pañal de día tiene un ritmo y dejar el pañal de noche tiene otro, el ingrediente principal y que solo depende de ti es la paciencia.

Las señales son:

  • El bebé camina y hasta corre de manera estable e idealmente mantiene el equilibrio en un solo pie, lo cual indica que ya tiene control consciente sobre su piso pélvico.
  • Se mantiene seco por períodos de 3 a 4 horas en promedio.
  • Idealmente se puede bajar y subir pantalones o quitarse la ropa necesaria.
  • Muestra señales claras de descontento al traer el pañal mojado o sucio.
  • Muestra interés en usar el inodoro.
  • Es un bebé o niño pequeño que le gusta su independencia y te avisa cuando su pañal en uso está sucio y requiere cambio.
  • Ya entiende instrucciones y responde preguntas que se resuelven con un “sí” o un “no”.

Dejar el pañal es atractivo desde muchos lugares para los padres, pero es importante no perder de vista que se busca la autonomía del niño, por eso el modo y los tiempos deben de ser respetuosos. Para apoyar a tu hijo puedes utilizar herramientas que lo estimulen: música, videos, explicarle el uso del baño.

No es recomendable obligar al niño a permanecer sentado en el inodoro, ni usar un sistema de recompensas que condicionen su actuar, es mejor ayudarlo a identificar las señales de que necesita hacer pipí o popó. Mantener la motivación es importante, no dar espacio a los regaños o castigos ni avergonzarlo o compararlo con nadie; cada niño tiene su ritmo.

Busca el tiempo adecuado para estar presente en el proceso, a veces los apoyan en la guardería o en la escuela, pero es mejor cuando el apoyo viene de papá o de mamá o de ambos. Los pañales de tela apoyan el proceso pues a los bebés les es incómodo la sensación que les genera el pañal mojado, tener hermanos mayores puede inspirar al menor.

Paciencia, buen humor y mucha actitud positiva son la clave para acompañar el proceso, no te desesperes, no hay reglas absolutas en tiempos para lograrlo.

Para más consejos útiles, consulta Comienzo Sano Vida Sana MX

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA