Nacimiento, Salud

Consejos para evitar un parto doloroso

  • Si estás cerca de tener a tu bebé algunas sugerencias pueden ayudarte a transitar por el momento del nacimiento más cómoda… te platicamos cómo.

evitar un parto doloroso

Cuando se trata del nacimiento de un hijo, todos esperamos las mejores condiciones durante el nacimiento, procurando que tanto la mamá como el bebé salgan ilesos del proceso. Deseamos que nuestras ideas, tiempos y necesidades sean respetadas y atendidas; y para asegurarnos de su cumplimiento, en ocasiones elaboramos un plan de parto o plan de nacimiento

Y aunque se realice un plan de parto en las mejores circunstancias, muchas veces nuestro cuerpo no está del todo preparado. La voz de la experiencia nos dice que este proceso es entrar a círculos cada vez más dolorosos, que es una bendición y un milagro de dar vida que puede acompañarse de incomodidad, angustia y tormento;  no obstante, hay ciertas alternativas que pueden ayudarnos a reducir estas sensaciones.

El video nos muestra que dar a luz podría venir acompañado por un increíble e incomparable orgasmo:

También existen otras alternativas que podemos adecuar a nuestros estilos de vida durante el embarazo. Por supuesto, es prudente primero consultar con el doctor si estas opciones son viables para tu cuerpo mientras estás esperando a un bebé:

  1. La aplicación de magnesio en el cuerpo: Ya sea a través de aceites o cremas, el uso del magnesio puede evitar la aparición de calambres en las piernas y del insomnio; también reduce la sensación de las náuseas en las mañanas; mejora el funcionamiento hormonal de los músculos.
  2. Ejercicio: Esta actividad trae beneficios por sí sola; ya sea tanto por sus beneficios musculares como por los emocionales y hormonales. La influencia del movimiento puede alterar positivamente en el funcionamiento de las hormonas en nuestro cuerpo. E incluso, la práctica del sentadillas y del alineamiento pélvico pueden ser un entrenamiento óptimo para el proceso del parto; ya que permite dilatar aproximadamente cuatro centímetros en una contracción, y así el alumbramiento sea menos doloroso.
  3. Consumo de grasas saludables: Son necesarias para la producción correcta de las hormonas durante el embarazo. Específicamente, el cuerpo necesita más grasa saturada, en vez de la artificial como los aceites vegetales y margarina. Por ejemplo, el uso del aceite de coco, de la mantequilla, del sebo; de Omega 3, que se encuentra en el pescado, en aceites de hígado de bacalao fermentado y en las semillas de chía.
  4. Quedarse en casa: Si bien es una decisión de cada mujer, el parto en casa puede ser más cómodo, lo que puede generar cierto ambiente de tranquilidad.

Para relajarse, se recomienda hacer inhalaciones y exhalaciones en intervalos: inhala por la nariz y exhala por la boca. De manera controlada, no tomes demasiado aire para evitar que te hiperventiles; pero tampoco que te resulte insuficiente. Escucha a tu cuerpo, ya que sabe qué es lo mejor para este proceso natural y legendario. 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA