Crianza, Familia

Consejos para compartir tiempo de calidad con nuestros hijos

parentschild-walking

Consejos para compartir tiempo de calidad con nuestros hijos: durante la época escolar pasar tiempo con nuestros hijos realmente es muy difícil; en especial si somos padres trabajando con un horario específico. Pasar tiempo con ellos implica salir corriendo en la mañana para llegar a tiempo a la escuela –y al trabajo– y regresar cansados para irse a dormir temprano y descansar. ¿Y los momentos de diversión? Simplemente desaparecen.

Por esta razón, en Mamá Natural hemos decidido compartirte cinco maneras de maximizar el tiempo con tus hijos –ya sea temporada escolar o no–:

1. Se trata de calidad y no tanto de cantidad. La cercanía e intimidad que cada humano necesita –en especial los pequeños– no sólo proviene de lo físico, también de lo emocional. Así que, aunque llegues tarde de trabajar, acércate a tus hijos; si ya están dormidos, hazles saber que estuviste ahí haciendo un pequeño nudo en su sábana. Otra idea es pasar unos minutos a solas con cada uno de ellos –sin teléfonos ni dispositivos electrónicos–, mantente atento a ellos mientras les cuentas un cuento, los bañas o te acuestas en la cama con ellos para platicar antes de dormir.

2. Pequeñas caminatas. Ya sea de camino de regreso de la escuela o antes de irse a dormir, salir a caminar –incluso con pijama– permite disfrutar de la compañía del otro sin el ruido de la televisión ni de la lavadora ni de la lavavajilla. Además que el ejercicio y el aire fresco son benéficos para la salud tanto tuya como la de tus hijos, esta práctica puede convertirse en un ritual que fortalezca su bienestar emocional.

Parker_kids_hier_2

3. Compartan labores domésticas. Ya sea preparar una ensalada o tender la cama juntos, son actividades que, además de fomentar la responsabilidad y el autocuidado, permiten la compañía entre sí –e inclusive, hasta realizar conversaciones largas–.

4. Haz las preguntas adecuadas. En vez de preguntar “¿qué tal te fue hoy?” y recibir una respuesta lacónica. Pregunta cosas específicas sobre sus gustos, sus amigos, sus intereses…

5. Da abrazos y besos sin esperar nada a cambio. Los rituales de amor son necesarios para los niños, pues necesitan el (con)tacto físico para maximizar su desarrollo biopsicosocial. Y es que cuando nos tocamos unos a los otros, el cuerpo libera una hormona encargada del crecimiento y del funcionamiento neuronal y del aprendizaje. Por lo que, para que nuestros hijos se desarrollen de manera inteligente y feliz, requieren del contacto físico con amor y respeto –incluyendo besos en pies, codos y hasta párpados–.

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA