Crianza, Familia

¡Confirmado! los niños se portan peor con su mamá

  • Rosa Jové, la conocida psicóloga infantil, siempre recuerda esta frase del libro ‘El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde’: “Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite”.

¡Confirmado! los niños se portan peor con su mamá (confirma estudio)… porque las mamás a veces dudamos si podemos o no dejar a nuestros hijos bajo el cuidado de alguien mas, porque de pronto están en la etapa en que no quieren comer, o que montan estos berrinches terribles, o que no paran de ir de travesura en travesura… 

Lo cierto es que las madres sabemos que nuestro hijos pueden portarse bastante mal con nosotras y sobre ello tenemos diversas teorías, que si porque les permitimos mucho, o porque ponemos muchos límites, porque pasan el día con nosotras o porque no nos ven lo suficiente… pero un estudio ha demostrado que los hijos se portan peor con las madres debido a una feromona.

Concretamente un estudio de la Universidad de Washington confirma que los hijos se portan peor cuando mamá está cerca. Así se desprende de una investigación que estudió a 500 familias y midió las siguientes variables: quejas, llantos,  gritos, intento de golpes, actuar de forma tonta, olvidar cómo caminar o hablar.

“Encontramos que los bebés de 8 meses, podían estar jugando felizmente, pero al ver a su madre entrar en una habitación casi el 100% eran más propensos a empezar a llorar, liberar esfínteres, y necesitar su atención inmediata. Incluso un niño con dificultades de visión empezó a tirar cosas y pedir un bocadillo a pesar de haber comido, al escuchar la voz de su madre.” afirmó el Dr. KP Leibowitz.

El estudio se ha llevado a cabo en el Departamento de Psicología de la Universidad de Washington y se han estudiado a 500 familias midiendo a los hijos en los momentos en que pedían ayuda, gritaban o chillaban, lloraban, intentaban pegar, se negaban a caminar o a hablar y actuaban haciendo el loco.

Vieron además que los adultos que no son mamá no necesitan mucho para obtener la atención y la obediencia de los niños. Si les hablaban en un tono normal, los niños les atendían. Sin embargo, si era la madre la que se dirigía a ellos, un tono de voz normal no servía. Ellas necesitaban levantar la voz bastante más para obtener el mismo resultado.

Según Leibowitz el autor del estudio, la razón de que eso suceda es el olor de las madres. Al parecer, los niños huelen a las madres, sus feromonas, y modifican su comportamiento. Expertos afirman que esto no va de olores, y nosotras coincidimos. Es una cuestión de confianza, de relación, de cariño, de afecto. No son ganas de molestar a una madre, sino de solicitar sus cuidados, su atención, en un momento en el que le necesita, o para decirle que la necesitaba y ella no estaba ahí. Quizás sea la manera de decirle que algo falla entre los dos, que está molesto, que le ha dejado solo cuando él quería estar con ella a todas horas.

Y esto porque los adultos tenemos los mismos patrones de conducta variable: no nos portamos igual en un restaurante que en casa, tampoco con nuestra madre somos los mismos que con nuestros amigos, ¿Entonces serán las feromonas o la confianza?

Los niños tienen un lenguaje en el comportamiento mismo, cuando todo es feliz y estable para ellos tienden a portarse bien, a estar serenos, contenidos, felices, pero si algo los altera o los pone nerviosos, o se sienten inseguros respecto de alguna situación (familia, colegio, maestros, amigos, nuevo hermanito, cambio de casa, cambio de edad…), su conducta cambia y generalmente es alterada, lo que se traduce en un mal comportamiento o mala conducta y esto es normal, es la manera que tiene el niño de decirnos que “algo” no está bien, que necesita mas de nosotros…

Pero las mas de las veces lo invalidamos, no es que haya niños buenos o malos, se trata de niños felices o infelices, es duro, pero es real. El mal comportamiento es una manera de decir a sus madres, que son las personas a las que más quieren y de las que más esperan, porque tienen mejor relación, que les siguen necesitando, que siguen queriendo que estén por ellos a todas horas, o que se han sentido rechazados o abandonados. 

Lo interesante detrás del estudio es que es FALSO. Este falso análisis del comportamiento de los niños fue una descabellada idea que nació de la web Mom News Daily como broma, todos sabemos que los pequeños cambian su comportamiento dependiendo de a quién se dirijan o con quién estén. 

¡FELIZ DÍA DE LOS INOCENTES! SOY MAMÁ Y LA VERDAD NO NECESITO UN ESTUDIO PARA SABER DE CIERTO QUE MIS HIJOS SE PORTAN PEOR CONMIGO QUE CON NADIE y es un alivio hasta cierto punto, cuando alguien me comenta el típico “tus niños son los mas lindos”, “se portaron increíble” respiro y me doy una palmada virtual porque algo he de estar haciendo bien a pesar de que conmigo puedan parecer dragones reales y no niños…

 

 
Artículo Anterior
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA