Educación

Con sólo asistir los alumnos de 1ero y 2do grado serán aprobados

  • Cada año la reforma educativa ha traído un tema controversial a la mesa. Este año y aunque propiamente ya no es parte de la reforma, un anuncio de la SEP ha generado todo tipo de reacciones en internet; los alumnos de primer y segundo grado de primaria aprobarán sólo por el hecho de asistir a clase, esta medida, ¿estará beneficiando o afectando el desarrollo académico de nuestros hijos?

En el caso de los grados de tercero a sexto, deberán tener un mínimo del 80% de la asistencia y haber aprobado mínimo seis asignaturas y tener un promedio de 6. Esto quiere decir que se seguirá trabajando de la misma manera que se ha estado haciendo los últimos años.

¿Qué es lo que nos preocupa? Cómo padres de familia una de nuestras principales preocupaciones además de la salud y su felicidad es sin duda la educación, y cuando se aplican estos cambios que polarizan las opiniones en las noticias, redes sociales y conversaciones del momento, por supuesto que nos cuestionamos si el cambio realmente estará aportando una propuesta de valor al futuro de nuestros hijos o por el contrario si estas modificaciones están mermando su aprendizaje.

Hagamos una pausa, en mi experiencia como docente pude entender dos leyes cardinales de la vida, uno es que el aprendizaje significativo se logra cuando la motivación es intrínseca, es decir que el individuo tiene un interés propio -no forzado o por asignación- y dos, muy importante, el alumno va a aprender con, sin o a pesar de maestro. Con esto no quiero minimizar el papel del docente o de las instituciones académicas. Mi intención es compartir que sin importar todos los cambios que se hayan aplicado, estén y estarán durante la vida académica de mi hijo o hija, por lo que yo como padre tengo que velar es que su identidad, autoestima y proyecto de vida estén apoyados y guiados..

Se critica mucho que hace 20 años en secundaria se veía dentro del currículo escolar operaciones avanzadas de álgebra que ahora se estudian en preparatoria. Para el caso, lo cierto es que todos nosotros que vimos álgebra, trigonometría y los que en prepa nos enfrentamos cálculo diferencial e integral, no lo usamos nunca en nuestra vida práctica.

Por otra parte, los sistemas educativos  más exitosos del mundo como el modelo finlandés o el chino tienen métodos muy poco ortodoxos como que no hay tarea, la lectoescritura se comienza a adquirir en casa, no existen exámenes como los que se aplican en nuestros modelos.

Podemos estar de acuerdo o no con estas nuevas medidas, pero eso no significa que dejemos la responsabilidad de la educación de nuestros hijos en las manos de un sistema que pareciera que está aplicando el ensayo y error en la actualidad más que cuando se fundaron las primeras escuelas en la antigua Grecia.

Lo que podemos hacer como papás, es estar al pendiente de los talentos y anhelos de nuestros hijos, apoyarlos y fortalecer su interés en lo que realmente disfrutan hacer. Ayudarlos a enfrentar la frustración, dejarlos cometer sus propios errores y festejarles cuando aprenden de ese proceso. Invertir en habilidades que les aporten herramientas para su vida, cursos de idiomas, robótica, talleres de cocina,  deportes que ayuden a formar su disciplina, clases de arte, música, etc. Alimentar su alma y espíritu con valores que vean y respiren en su casa, fomentar la lectura. Enseñarlos con el ejemplo a respetar, amar y cuidar su planeta. Y con eso créeme que no importa si las autoridades educativas aplican estrategias como que los maestros “no” pueden reprobar, que los alumnos pasarán de grado solo con asistir o si mañana deciden que quitaran las clases de música o deportes. Si en casa les proveemos de esas herramientas y entendemos que la escuela sea sistema escolarizado, home schooling o a distancia, es un derecho y requisito de los niños pero ojo, esto no es todo, la verdadera formación la proporcionaremos sus padres y familia, y la otra parte dependerá de lo que él o ella quieran aprender para hacer de eso su misión de vida. Ocupémonos en casa, y dejemos que las autoridades se sigan preocupando por encontrar su fórmula mágica, esa ya la hemos encontrado en casa.

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA