Salud

Cómo nos afecta el horario de verano y qué hacer para adaptarnos fácilmente

  • Quizá habrás notado que cada que hay cambio de horario de verano, te sientes el primer par de días, cansada, irritable o mareada. Y no eres la única, tu cuerpo se está adaptando y puede necesitar de 12 a 48 para estabilizarse aunque en algunos casos -sobre todo en niños y personas de la tercera edad- puede durar de 4-6 días, aquí te decimos porqué y qué hacer para que no repercuta en tus actividades ni en las de tu familia.

El cuerpo humano se rige por ritmos circadianos, lo cuales son afectados por la luz y temperatura, propios de cada lugar, los ritmos circadianos no son los mismos para una persona que vive cerca del Ecuador que para alguien que siempre ha vivido en Alaska, de esa manera nuestro organismo sabe a qué hora comer, dormir y despertarse.

Con el cambio de horario, estrategia implementada en México y otros países de Latinoamérica desde 1996 con la intención de aprovechar más horas de luz y coordinar los horarios comerciales, muchos sufrimos estragos en nuestra salud tanto física como emocional, el mismo efecto que causa el conocido jet lag que se experimenta cuando viajamos a lugares con distinto huso horario,  estos estragos han sido tan registrado por las Instituciones de salud que algunos países europeos están evaluando si realmente los beneficios justifican los efectos que experimenta la población en general.

Así que si el día de hoy notas que tú y tu familia se sienten, cansados, irritables, mareados, con cambios en su apetito, o les costó trabajo dormir o despertarse te recomendamos seguir estos simples consejos para ayudar a tu organismos y al de los tuyos a adaptarse más rápido:

  • Programa sólo las actividades necesarias para estos días, no sobrecarguen su agenda, si no es estrictamente necesario no salgan o si es posible disminuir -sólo por esta semana las actividades extras como natación, idiomas, baile- hagan los ajustes necesarios para estar tranquilos.
  • No cambiar los horarios abruptamente, si normalmente comen y cenan a cierta hora, traten de hacerlo esta semana cercano a ese horario e irlo recorriendo al pasar de los días unos diez minutos es decir si su horario de comida es a las 3 en lugar de comer a las 3 del hoy, coman a las 2:10, 2:20  e ir recorriendo 10 minutos cada día hasta llegar a las 3 que serían las 4 del horario de Invierno.
  • Esta semana más que siempre incorpora en el desayuno alimentos que les den energía, cereales, nueces, miel (puede ser de abeja o de agave), y la cena deberá ser ligera para que podamos dormir con facilidad, una ensalada o emparedado con lechuga, una infusión de rosas de Castilla o azahar (ideales para relajar).
  • Hagan una siesta, aunque no se acostumbre dormir o simplemente recostarse por 15-20 minutos puede ser muy reparados.
  • No usen dispositivos electrónicos antes de ir a la cama, esta recomendación es para todos los días, pero esta semana -en caso de que no lo hagas- aplícalo y verás que es más sencillo relajarse para dormir.

El horario de Verano, es parte de nuestra realidad y no sabemos por cuánto tiempo seguirá vigente, pero que eso no sea razón para desgastar tu cuerpo, cuídate y cuida de los tuyos.

Artículo Anterior
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA