Crianza, Educación, Familia, Ser Padres

¿Cómo fomentar un ambiente familiar afectuoso a la hora de la comida?

  • La hora de la comida, convivir es tan importante al momento de sentarse a la mesa… existen algunos tips que pueden ayudar a armonizar el ambiente familiar y disfrutar al máximo la hora de la comida en familia. Te los compartimos…

Woman with Basket of Food
Woman with Basket of Food

Al comparar a un adulto con un niño, nos damos cuenta que existen numerosas diferencias: tanto físicas como emocionales, e incluso mentales. Por lo general, las emociones que ambos individuos expresan tienden a variar según sus capacidades, habilidades sociales e intensidad de las sensaciones. Por ejemplo, mientras que un niño puede exhibir su ansiedad a través de la soledad y tristeza, el adulto lo hará con conductas de enojo y alteración.  

En el caso de los niños, es fácil poder confundir su comportamiento con sus emociones: cuando se pelea con diversos compañeros de la escuela, podemos etiquetarlo como “niño problema”; cuando en realidad, puede tratarse de una demanda de afecto debido a una sensación de soledad y tristeza profunda. 

Expertos de la salud emocional explican la importancia de un apoyo familiar en el desarrollo psicosocial de los niños. Se considera que debe existir un equilibrio entre calidad y cantidad de tiempo proporcionado a nuestra familia. Si, por ejemplo, el único tiempo disponible con los hijos y pareja es a la hora de la cena, entonces sería valioso que fuera un espacio para olvidar los problemas exteriores (trabajo, escuela y teléfonos móviles) y disfrutar de una zona de confort; sin embargo, a veces la conducta de nuestros hijos puede provocar nuestra frustración y enojo, por lo que resumiría a nuestros esfuerzos en obsoletos. 

Así que, de acuerdo con la blogguera Kate Solomon, existen algunos tips que pueden ayudar a armonizar el ambiente familiar y disfrutar al máximo la hora de la comida en familia. Te los compartimos: 

  • Comprender que los niños de entre uno a seis años todavía no desarrollan bien la capacidad de comer durante un largo lapso de tiempo. Así que traten de acordar, por medio de juegos o destrezas, que ellos se queden en la mesa durante un lapso de tiempo medianamente aceptable para tanto los adultos como para los niños. 
  • Asegurarse de que están comiendo a una hora adecuada para cada miembro de la familia. No tiene sentido entretener a los niños por medio de aperitivos hasta la hora de la comida o de la cena. Encuentren un horario adecuado para las necesidades y demandas de cada uno. 
  • Toma en consideración las necesidades nutricionales de tus hijos. Para evitar pelear acerca de que si se comen o no los vegetales de sus platos a la hora de la comida en familia, asegúrate que a lo largo del día ingieran alimentos nutritivos de acuerdo a sus necesidades. 
  • El 40% de los niños son remilgosos con la comida, no te angusties. En vez de obligar a que coman todo lo que se prepara, asegúrate de que se alimenten nutritivamente con comida que consideren deliciosa. El objetivo es reducir al máximo las peleas a la hora de la comida. 
  • Ofréceles un nutritivo y saludable snack en la mesa. Esta opción podrá disminuir la tensión que resiente el niño al comer todo lo que está en su plato. 
  • Escojan algún juguete silencioso o una actividad para usarlo durante la comida. Evita lo más que se pueda algún dispositivo móvil; pero, por ejemplo, está la alternativa de que dibujen mientras comen juntos. 
  • No esperes una conversación sensacional mientras están sentados en la mesa. Deja que tus hijos te sorprendan cuando hacen preguntas. Intenta hacer juegos que se transmiten de boca en boca. 
  • Comprender que, aunque la comida dure diez minutos, es un tiempo invaluable. Enfócate en generar un vínculo con tu familia. 
  • Recordar que el tiempo de calidad tiene diferentes maneras de ser. No te presiones al creer que el tiempo de familia de ser exactamente de un modo. Es importante tener en mente que lo importante es generar un vínculo con aquellos seres que más quieres; puede ser en el desayuno, en el camino al trabajo o la escuela, al pasear, al jugar. 
  • Cuando los niños se hayan dormido, come algo adecuado a tus necesidades fisiológicas. Esta práctica puede ayudar a que disminuya la presión y el estrés, generando que se disfrute más el tiempo en general. 

Como anteriormente ya se mencionó, el objetivo es lograr tiempo de calidad con la familia, el cual se vive en el día a día y en todo momento. Ya que, la fuerza de la unión familiar se basará en la sensación de bienestar y vinculación que ese sistema ofrezca. Cuéntanos, ¿qué otros consejos conoces? 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA