Crianza, Familia, Ser Padres

Como convivir con tus hijos adolescentes

  • Mantén la calma, respira profundo y recuerda que siguen siendo tus hijos, y que solamente están pasando por la temida adolescencia.

Parece que fue ayer cuando esa carita con enormes ojos te veía con infinita admiración. Corría para besarte y abrazarte al salir de la escuela, y hoy que es adolescente corre cuando se baja del coche para que sus compañeros no escuchen cuando le gritas que lo amas.

Ya desde la pre-pubertad se comienza a tensar la convivencia. Cuestionan a todo lo que dices, te hablan como si no entendieras de que se trata el mundo y hay momentos en que hacen o dicen cosas y pareciera que son otra persona.

Mantén la calma, respira profundo y recuerda que siguen siendo tus hijos, y que solamente están pasando por la temida adolescencia.

Pero como padres, ¿qué podemos hacer para mejorar la convivencia con nuestros hijos adolescentes?, con el propósito no solamente de mantener el orden en el hogar y la dinámica familiar sino también para estar al pendiente en el momento que necesiten ayuda por alguna situación de riesgo, aquí te compartimos unas herramientas que de acuerdo al estudio del cerebro adolescente la neurociencia propone como guía para convivir de manera asertiva con ellos.

EMPATIA

Lo primero es practicar y ejercer la empatía, recuerda cuando tenías su edad, claro que siempre decimos -mi mamá me controlaba sólo con la mirada- y por su puesto que te creemos, pero recuerda que cosas hacía ella y en un ejercicio de honestidad evalua si las haces tú; cosas como regañarlo delante de sus amigos, decirle que no ha levantado su ropa sucia o que no sabe lavar su ropa interior –obvio dicho con otras palabras- pero que ya piensa en novio/a. Analiza bien si a veces tú cometes este tipo de indiscreciones que tal vez parecen inofensivos pero para ellos es lo peor que les puedes hacer. Recuerda que es muy recurrente que repitamos esquemas, seguro a veces hasta tú te asustas de como suenas como tu mamá.

RESPETAR SU IDENTIDAD

Respeta su identidad, siempre y cuando no sea algo permanente como piercings o tatuajes, déjalos que experiementen con la moda y tendencias, no los critiques, aún si para ti resulta muy estrafalario, no hagas juicios de valor como “así se vestian los drogadictos en mi época” o “esa falda esta muy corta para una señorita decente” mejor orienta diciéndoles, “ok, no es mi estilo, creo que esta padre que lo uses aquí en casa o para salir con tus amigos pero, a la comida de mi trabajo probamos algo más casual, ¿sale?, en el caso de ropa que sea muy provocativa en las chicas, puedes decirle “realmente te ves hermosa, te propongo que lo uses en la playa en nuestras próximas vacaciones.

Es lo mismo en el caso de sus problemas o preocupaciones, a veces llegan a casa y te dicen que pasa algo muy grave, como padres nos alarmamos y cuando nos cuentan que se pelearon con su amigo o amiga por un meme al que le dieron like, tú les dices que eso no es un problema y que es un exagerado o exagarada. Y eso aunque parezca inofensivo hiere sus sentimientos y se sienten poco comprendidos.

Escúchalo sin minimizar su dolor o preocupación y guíalo a tu estilo, el contenido anecdótico funciona muy bien con ellos algo como; recuerdo cuando mi amiga se enojo porque escribí en el chismógrafo que sabía quien le gustaba, puedes completar contándole como se reconciliaron.

VIVIR EN EL PRESENTE

Si bien es saludable tener un proyecto de vida encaminado desde la secundaria o prepa, también es cierto que nadie tiene el control total de su destino, en lugar de estar obsesionados con preguntarles que piensan hacer de su vida o donde se ven en 10 años, cuando te llegue a contar un plan, muestra interés y dale crédito a lo que te dice; si te dice “quiero ser un influencer” pregúntale de que se trata, y como cree que podría lograrlo, dile que te enseñe un influencer que lo inspira, puede que hasta tú comiences a seguirlo en redes sociales, contestarle e interactuar así en lugar de decirle; “¡Queee! Noooo, eso no es una profesión de verdad, necesitas pensar en algo real. Quién sabe tal vez mañana se convierta en el instagramer o youtuber del año. Déjalo/a que tenga ilusiones y sueño, recuerda que es como comenzamos fijando metas que al volverse acciones se convierten en logros. De momento disfruten del camino y del abanico de posibilidades que la vida ofrece.

INTELIGENCIA EMOCIONAL

 Esta es una herramienta de vida, y aplicará para ser usada por los padres como por los hijos. A veces se pondrá a prueba nuestra paciencia. Ayúdalo a identificar sus emociones, a convertir su frustración en resiliencia, no seas dura con él o ella cuando se equivoque, déjalo que socialice que es lo que aprendió de esa experiencia, y si vuelve a equivocarse no le recuerdes que no es la primera vez, mejor escúchalo, verás que mantendrá un solilquio en el que reflexionará. Su pensamiento abstracto ya esta prácticamente desarrollado déjalo que lo use. Cuando haga algo que te moleste, siempre, pero siempre enfócate en la acción y no en la persona, es decir; “me parece que hacer el challenge/reto de respirar tajín fue muy imprudente, te pudiste haber lastimado” – sí, créeme que ese tipo de retos- en lugar de decirle -¿qué estas tonto? ¿Cómo es posible que hayas hecho eso? Y en lugar de sólo criticar el comportamiento complementa con; “no te parece que deberías de proponer un challenge de quién corre más rápido, quién hace más dominadas, no sé, algo que siga siendo divertido pero que no te lastime”. Hay que fortalecer su autoestima para que no se dejen llevar tanto por lo que les dicen sus amigos.

NO VIVAS POR ÉL/ELLA, PERO HABLALE DE LA VIDA

Para los seres humanos es muy importante tener práctica aplicada para cada vivencia, bien dicen que nadie experimenta en cabeza ajena, por lo que muchas veces aunque le digas las cosas, él o ella tomarán sus propias decisiones, y el que les digas, NO por que lo digo yo o HAZ porque yo lo ordeno, sólo incrementará el desafío. ¿Recuerdas cuando estaba aprendiendo a caminar y ya no sujetabas su mano, sino que cubrías las esquinas peligrosas y ponías tus brazos cerca de él o ella para atraparlo si perdía el equilibrio? Bueno, pues eso exactamente es lo que tienes que hacer, déjalos caminar pero hay que estar muy cerca y muy pendientes por si se tambalean.

Mueve su voluntad, cuando no hace algo es simplemente porque no le interesa, o porque no hay un motivo para hacerlo de acuerdo a su escala de prioridades, por eso puede que no levante su cuarto y viva en un laberinto de ropa por días, pero cuando quiere salir lo alza en 1 hora. No es tanto porque deliberadamente no quiera, es simplemente que no le ve sentido. En lugar de negociar con el usando el cumplimiento de sus responsabilidades como moneda de truque para cuando quiera algo, busquen juntos la manera de llegar a un acuerdo, por ejemplo, si tiende la cama diariamente, y puedes bajar la guardia a la hora de checar debajo del escritorio. Es un poco como en el matrimonio hay que elegr las batallas.

Finalmente recuerda que es una etapa, que todos pasamos por ella, es complicada pero también es una oportunidad, tanto para él/ella de concretar su identidad y personalidad como para ti, de ser más coherente, más asertivo, y mejor persona.

 

Artículo Anterior
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA