Vida y estilo

Cómo cambia el significado de “embarazo” en distintos idiomas

  • Las palabras son un reflejo de una cultura, de una experiencia, de una realidad. Lo que existe no es la realidad, sino el discurso (in)consciente de relaciones interpersonales a través de nuestras vivencias.

embarazo

Cada lenguaje adquiere las peculiaridades de su cultura, como si ésta última se expresara a través del hablar de su gente. Todas las alegrías, los pesares, las astucias y  las ingenuidades se manifiestan por medio del lenguaje. Por ello, dependiendo del contexto en que se produce cada acontecimiento, las personas utilizan las palabras que intenten expresar detalladamente su sentir.

Un ejemplo de esta situación es la palabra embarazo, la cual puede significar alegría, castigo, enfermedad o tristeza. Dependiendo del contexto cultural, este evento está relacionado con cierta información emocional.

Por ejemplo, en Rusia, para designar a una mujer embarazada se utiliza beremenaya, palabra que tiene un significado casi religioso de castigo, de alguien quien lleva una carga encima. De hecho, de acuerdo con la profesora de eslavo y de literatura de la Universidad de Harvard, Svetlana Boym,“Esto no ocurre sólo con el ruso. Las palabras para designar la idea de embarazada en otras lenguas eslavas, comparten la misma raíz etimológica de “carga”; incluso, se llega a indagar que se asignó esta noción debido a la relación del dolor al dar a luz sin el consumo de calmantes.

Mientras que los habitantes de la república africana de Malaui, denominan pakati y matenda como sinónimos de embarazo, derivado de una noción de padecimiento, de malestar entre la vida y la muerte. En este caso, las dos palabras toman un significado donde las mujeres no cuentan con cuidados adecuados y mueren en el proceso de dar a luz. De ahí que la idea de estar embarazada se derive a una sensación de enfermedad.

Por el otro lado, en chino se utiliza youxi para designar el estado del embarazo y quiere decir “tener felicidad”. De acuerdo con Wenjing Li, profesora en Boston, esta palabra está compuesta de dos caracteres chinos: you (‘tener’) y xi (‘felicidad’). Las razones de esta relación puede deberse a una filosofía confucionista de la felicidad.

En el caso del español, la palabra “embarazada” se vio influenciada por la palabra del inglés embarrased, que quiere decir “avergonzado/a”. Situación que pudo derivarse por el régimen católico, donde se vinculó el embarazo fuera del matrimonio como ‘un evento de vergüenza’. 

Al analizar toda esta información, nos damos cuenta que estas palabras ponen en relieve las visiones y las costumbres de cada cultura. Como si cada expresión fuera un discurso social de la manera de percibir inconscientemente el hecho de procrear. Según el lingüista de la Universidad de Columbia, John McWhorter:

“Es realmente tentador pensar que las diferentes palabras que usamos a menudo tienen algo que ver con la cultura que le corresponde a esa lengua.  Ahora, no está claro de dónde provienen esos significados. Una teoría es que una palabra francesa que suena parecida a pregnant se haya confundido con la palabra inglesa y de esta manera pregnant expandió su significado. Es una forma muy común de que una palabra evolucione, no como algo planeado sino más bien azarosamente. Hablar es usar palabras y expresiones con formas idiomáticas que se alejan de sus significados literales, muchos de los cuales no conocemos. Por ello, la lectura de significados en las palabras y expresiones que articulamos es a menudo un asunto muy peligroso.”

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA