Claudia Lizaldi

Cita con mi hijo de 6 años

  • Cuando te regalas el tiempo porque hay que crear ese espacio, pelearlo contra el mundo, a veces, para estar para uno de tus hijos absolutamente, absorta en sus ojos en su mágica plática y sonrisa ese tiempo se detiene y se vuelve eterno.

img_0584

Hoy tuve una cita con uno de los más grandes amores de mi vida. Sólo él y yo por primera vez desde que nació su hermana, 1 año y 5 meses, nos fuimos al cine y a jugar maquinitas, solos, sin teléfono que me estuviera haciendo guiños, mandando alertas, acaparando ese tiempo que tan felizmente recibió mi precioso chamaco…

Lo gocé tanto, quiero hacerlo tantas veces, al menos ya quedamos que una vez al mes tendremos una cita él y yo. No paró de hablar, y pude escuchar sin interrupciones todo absolutamente todo lo que tenía que decirme, y me lo agradecí tanto, Iam tiene seis años, está en una etapa fantástica (Dios, y siempre lo ha estado) pero es que a estos 6 años la vida se presenta tan brillante para él, y si, lo agradezco, adoro poder darnos un tiempo para él y para mí, saber que es un lujo, lo es, y apreciarlo como tal, saborearlo ha sido mi placer absoluto…

Para mi es el niño más fantástico de la tierra, ojalá cada Mamá piense eso mismo de su hijo, de sus hijos, sin duda eso haría que viviéramos en sociedades más sanas, leía un blog de la Querida Kalinda Kano escribiéndo esto mismo y no puedo estar más de acuerdo!!!!

Cuando te regalas el tiempo porque hay que crear ese espacio, pelearlo contra el mundo, a veces, para estar para uno de tus hijos absolutamente, absorta en sus ojos en su mágica plática y sonrisa ese tiempo se detiene y se vuelve eterno. Y bueno, por suerte no había mucha gente en el cine porque no paró de hablarme en toda la película, él ya la había visto, yo no, así es que emocionadísimo me adelantaba partes, y sus ojos brillaban, siempre lo hacen pero hoy supe cuanto nos hacía falta este espacio suyo y mío, cuanto es indispensable para nuestros hijos tenernos totalmente para ellos para sus juegos, cuanto nos dan y les damos en esas horas sagradas, o minutos, y creo que no se trata de cuánto tiempo es, sino de la calidad de atención que ponemos en ese tiempo, en ese lapso en el que la eternidad se hace posible porque sé que son momentos que se inscriben en el libro de las memorias sagradas y perduran y perdurarán por y para siempre.

Adoro ser Mamá, sin duda es un reto, es un sacrificio también, es tantas cosas tan contradictorias al mismo tiempo, que nos enloquece serlo, nos vuelve hermosa y poderosamente locas, pero qué fantástico poder vivirlas ¿cierto? Poder, al fuego que emana de todo lo que significa serlo ser transformadas, tocadas y bendecidas.

Por cierto la película que vimos fue “Cigüeñas” y la amé, nos reímos y lloramos, está bellísima, la recomiendo ampliamente.

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA