Familia

Carta a mi suegra

Querida suegra,

Hay tantas cosas que quisiera decirle, lo primero sin duda es expresarle agradecimiento. Le agradezco la manera en que educó a su hijo porque hizo de él todo un caballero.

Gracias por darme la bienvenida a su familia, desde el día que la conocí me sentí abrazada y recibida. No hubo cuestionamientos incómodos ni me hablo de las ex-novias de mi esposo, en ese entonces mi novio.

Cuando usted llega a nuestra casa, las caritas de mis hijos brillan de felicidad, corren a la puerta y la reciben con un dulce abrazo, pues ellos saben que de usted recibirán mucho mucho amor.

Gracias por la paciencia, nos ha visto madurar como pareja y en ese camino ha habido obstáculos, pero usted nos observó con prudencia y nos compartió el más sabio consejo cuando se lo pedimos, nunca tomó bandos, ni buscó culpables, simplemente nos acompañó en tomar la mejor decisión para nuestra familia.

El día que me enseñó y compartió la receta de sus legendarias galletas de chocolate supe que en realidad me estaba compartiendo un pedazo de su corazón. Me ha regalado anécdotas e historias de mi esposo que me enseñan  a comprenderlo y amarlo más.

Vivo con un hombre que se preocupa cuando me duele la cabeza, que cuando me quedo dormida me arropa cuidadosamente para no molestarme, que protege a mi familia y a mí, que se abre camino a la vida a mi lado, que seca los trastes mientras yo los lavo o que tiende la cama junto conmigo.

Y sé que ese príncipe sólo pudo haber sido criado por una reina. una mujer justa y cariñosa que le enseñó que el camino de la vida se debe recorrer con seguridad, con disciplina y con mucha voluntad.

Cada que lo miro a los ojos, me doy cuenta de que no pude haber encontrado a alguien mejor para mí. Esa persona que tomaré de la mano todos los días y que además por si fuera poco, me ha regalado la fortuna de contar con una segunda madre, una consejera, una guía y una aliada de vida.

Gracias por el cariño y entrega para mis hijos, pero sobre todo gracias por haber hecho de su hijo, un hombre independiente, autosuficiente y organizado. Eso es indicador de que usted supo exactamente qué hacer en qué momento pero sobre todo que no hacer – como solucionarle todo -, sin duda es un ejemplo que tomaré para educar a mis hijos. Soy muy afortunada por coincidir con usted.

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA