Karla Lara

Bitácora de un Papá (Un buen padre tiene algo de madre)

  • Se ha comprobado que con un papá presente e involucrado, el bebé es capaz de reconocer su voz y su compañía desde antes de nacer y al nacimiento y eso implica que el bebé necesite cuidados y cercanía también de su papá, vincular con ambos padres le da al niño o niña seguridad para relacionarse con ambos géneros.

pat.jpg
pat

No me cabe concebir ninguna necesidad tan importante durante la infancia de una persona que la necesidad de sentirse protegido por un padre.

Sigmund Freud

En esta ocasión quiero hablar de la importancia del papá en el cuidado y la formación de los hijos, tratándose de parejas que están juntas y que por voluntad o necesidad desafían y rompen ciertos estereotipos y roles “esperados” cuando se trata de la crianza, hombres que con mucha valentía y amor hacen una labor por sus hijos y sus parejas que va más allá de solo estar, disciplinar o proveer y con esto no quiero atacar a ningún hombre que sea padre, mi intención es reconocer la labor de muchos hombres que hacen una gran diferencia al atreverse a hacer lo que naturalmente tienen, pero que socialmente no se espera y esto vino a mi mente porque recién leí el post de un muy querido hombre cercano a mi vida que me hizo reflexionar y querer compartirlo con ustedes:

Bitácora de un papá de tiempo completo.

Hoy se cumplen tres meses de que empecé a cuidar a mi bebé de tiempo completo. Así que si no me han visto mucho y no he estado activo en las redes sociales, ahora saben dónde estaba. Y para darle color a una de las experiencias más fascinantes de mi vida, decidí juntar algunas de mis conclusiones y pensamientos en unas líneas y compartirlos con ustedes.

Debo mencionar que vivo fuera de México y que hace varios meses decidimos aprovechar una de las oportunidades más valiosas que ofrece el país en el que vivimos y que es el beneficio de tener un año de “maternidad”, que se puede compartir y dividir entre mamá y papá. Y aquí les dejo algunas de mis experiencias y aprendizajes:

1. Como era de esperarse ya que no es tan común que un hombre “le entre al quite”, hubo algo de presión social cuando recibí comentarios diversos que iban desde el famosísimo “mandilón”, hasta el “suicidio profesional”, haciendo escalas en lo osado o tonto. Debo confesar que antes de intercambiar lugares con mi esposa me sentí nervioso y llegué a dudar. Así que decidí relajarme para que todo se resbalara ya que de lo contrario, no le hubiera entrado.

2. Es difícil generalizar, más aún sabiendo que existen grandes excepciones, pero la realidad es que los hombres tenemos una idea muy vaga de todo el trabajo que hay detrás del cuidado de un bebé. Muchos llegamos a pensar que el simple hecho de ir a trabajar y meterle largas horas a la oficina es suficientemente duro. ¡Créanme!, no tenemos ni idea de lo que es trabajar duro. Con un bebé no hay descanso ni cuando duerme. Eviten una gravísima ofensa hacia su pareja al preguntarle cuando lleguen a casa, “¿y qué hiciste hoy?”.

3. Una de mis más grandes conclusiones, sin ser una súper revelación, es el hecho de que jamás podremos llenar los zapatos de una mamá, pero SI podemos aligerar mucho la carga. Desde luego que esto conlleva sacrificios de nuestro lado en el valiosísimo tiempo libre. Por supuesto que me dan irme con mis amigos o de usar un videojuego o cualquier cosa que me regrese a ser el hombre que siempre he sido. Me encantaría seguir con esas actividades pero el bienestar de mi familia es mi prioridad. Sí, muchos lo ven como mandilonería, pero hasta ahora a mí se me resbala.

Mi intención con estas líneas no es enardecer a los de mi género diciéndoles que somos unos inútiles, muy por el contrario, pienso que hacemos mucho por nuestras familias. Lo único que intento es crear un poco de más consciencia, consideración y respeto de nuestra parte al duro trabajo que inyectan nuestras parejas en beneficio de nuestros hijos. Tengamos consideración para aquellas ocasiones en que cuando llegamos a casa y nos reciben en pijama, sin tener la comida o cena lista y aún con la cama o la casa desordenada, de verdad, hay días en que simplemente no hay opción.

Y con esto me despido, no sin antes darle las gracias a mi bebé por darme la oportunidad de crecer con él y desde luego, mandarle un gran saludo y todos mis respetos a mi mamá y mostrarle mi eterno agradecimiento por cambiarme tantos pañales, asegurarse de que creciera sano y aguantarme todos estos años.

Después de leer esto, retomé mis propios pensamientos y experiencias respecto al rol del papá, que incluso ahora se denomina como “paternaje” en la eterna intención de distinguir las diferencias entre lo que hacen una madre y un padre, pero que tratándose de los hijos se resume en cuidados, amor, protección, cariño, guía, acompañamiento, formación, etc., pero que desafortunadamente, son el tiempo y las responsabilidades los que en algunos casos, hacen la distinción de disponibilidad que pueden tener una mamá o un papá para sus hijos.

Se ha comprobado que con un papá presente e involucrado, el bebé es capaz de reconocer su voz y su compañía desde antes de nacer y al nacimiento y eso implica que el bebé necesite cuidados y cercanía también de su papá, vincular con ambos padres le da al niño o niña seguridad para relacionarse con ambos géneros, el tiempo que el papá invierte en la relación con su hijo, tiene una influencia en la intensidad de la relación afectiva entre ambos.

El papá ha tenido roles dictados por la historia, la cultura y la costumbre: proveer, orientar, disciplinar, sostener emocionalmente a la madre, etc., pero son actividades que no son exclusivas del papá, como tampoco es exclusivo de la mamá el amar y formar a los hijos, porque todas las actividades alrededor de un bebé o de un niño, pueden y en el mejor de los casos, deben compartirse entre la pareja. Importa entonces reconocer que los roles tradicionales se han modificado inmensamente, así hay padres que trabajan desde casa y madres que trabajan fuera de ella y viajan mucho tiempo, pero es una tendencia cada vez más generalizada que el papá participe activamente en la educación de los hijos, estando muy presentes desde el embarazo y en el nacimiento de éstos.

Un papá es un amortiguador, un regulador y un sostén emocional para el niño, sobre todo en las emociones más impulsivas como cuando sienten enojo, ira, inseguridad, miedo o agresividad, el cuidado y la presencia de un papá en estas situaciones fortalece la personalidad del niño. Criar a los hijos e invertir tiempo con ellos es un regalo que nos hacemos como padres a nosotros mismos.

Cuidar a un niño es una actividad que demanda tiempo, atención, energía, cuidado, dedicación, responsabilidad, disponibilidad emocional y no siempre podremos hacerlo de tiempo completo, pero la naturaleza dicta que seamos dos para procrear a un niño y por ello, lo mejor es que sean al menos dos para criarlo, amarlo y verlo crecer, las madres asumimos que de manera natural sabemos qué hacer con un bebé y cómo cuidarlo, pero también los padres saben hacerlo y pueden hacerlo de manera grandiosa.

La recompensa por ser un papá amoroso, presente y consciente de la importancia de tu contribución en el cuidado de tus hijos es inmensa, con tu amor, presencia y dedicación cambias el mundo de tu hijo, un niño amado, contenido y atendido en todas sus necesidades emocionales, será un adulto que de manera natural participe en la crianza de sus propios hijos. No es que el papá tenga un nuevo rol, es sólo que con los cambios sociales existe la oportunidad latente de participar activamente, cercanamente en la vida y en las emociones de los hijos, siendo un papá esa persona que, lo mismo que mamá, e incluso en su ausencia, puede cuidar, amar y sostener la formación y la crianza de un niño.

Karla Lara

Twitter de la autora: @KarlaDoula  

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Mamá Natural al respecto.

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA