Familia, Ser Padres

Algunos consejos para papá

  • La importancia de que papá figure como un ser cercano en casa, es grande y tiene que ver con el simple hecho de que es miembro de esta pequeña comunidad llamada familia…

Algunos consejos para papá: aún en nuestros días, el papá que se queda en casa cuidando a los niños es visto con extrañeza y lo es también aquel que “ayuda” en la crianza y es que es visto así, como una ayuda, no como una obligación adquirida a la par cuando una pareja decide tener hijos, y las razones son muchas, podemos encontrar explicaciones en nuestra sociedad día a día pero no tomaremos el rumbo de explicaciones de las mismas, que han sido ampliamente estudiadas y descritas, por otro lado, abordaremos una línea mas sutil; en ocasiones, papá está presente, lleva a los niños a la escuela y pregunta como les fue por la tarde, sin embargo, la queja en terapia de pequeños que sienten que papá es muy lejano, es común.



Por mucho tiempo, los roles de género han dictado como nos vinculamos con las demás personas y en ocasiones marcan de forma inconsciente estas relaciones, así que si hacemos una combinación donde a la figura masculina no se le enseñó a vincularse desde la empatía y la vulnerabilidad y la figura femenina tiene introyectada la idea de que es ella la que se debe hacer cargo de los menesteres del hogar, tenemos a un papá que puede esforzarse mucho por estar físicamente pero sigue siendo lejano.



La importancia de que papá figure como un ser cercano en casa, es grande y tiene que ver con el simple hecho de que es miembro de esta pequeña comunidad llamada familia, con que es una de las primeras figuras con las que los niños se vincularán y por lo tanto con quien comenzarán a conocer este mundo, a las personas y ellos mismos, para papá será una experiencia mas enriquecedora y amorosa, donde tendrá oportunidad de conocer a fondo a esa personita que cuida y por último, la madre tendrá, también oportunidad de conocer facetas distintas en su propio rol como madre y en ella misma como persona.



Ahora, si bien, no hay recetas mágicas para vincularnos, es cierto que el trabajo de vínculo debe estar cargo del adulto y puede resultar un asunto pesado en vez de gozoso, así que aquí hay algunas sugerencias:

Explora tus ideas y emociones sobre vínculo cercano y vulnerable, evalúa como te relacionas tu mismo con tus propios padres, amigos, pareja y decide que te gusta de aquellas relaciones y que no.

Acércate a tu pequeño o pequeña no solo para jugar o regañar, también para cuidarlo en actividades diarias, para escuchar, para sólo estar.



Ábrete a muestras de afecto físicas, si te cuestan trabajo, hazlo gradualmente y sin presiones que te hagan sentir incómodo.

Respeta las emociones de las demás personas, no las juzgues de buenas o malas, cada persona siente distinto y sobre eso no tenemos nada que decir, las emociones no se controlan, las reacciones son las que se modelan, de esta forma, tu hijo o hija te percibirán empático y alguien con quien pueden acercarse.

Haz una “cita” semanal con tu chiquito o chiquita, de forma planeada, pon un día a la semana donde estarás con el o ella por media hora, todos en la casa deben saberlo y de preferencia que esté registrado en un calendario a la vista, en estas citas, olvídate de hablar de como se debe portar, de asuntos de la escuela o de regaños, durante las primeras 4 (o hasta que el/ella empiece a hablar) habla sobre historias de ti mismo al ser pequeño, la ubicación, debe ser fuera de casa, un café, una heladería, el parque, esto lo hará sumamente especial, estas citas no se cambian ni se castigan.

Por último, si te amenaza mucho mostrarte vulnerable, busca ayuda terapéutica.

Psic. Daniela  Ocaranza
Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA