Salud, Salud Alternativa

Adolescentes que entran más tarde a la escuela y duermen más tiempo son más felices y saludables

  • Dormir es un proceso vital en la vida de los seres humanos: permite que el cuerpo descanse, la mente se recupere de los sucesos del día, “recarga las pilas”, genera sueños que tratan de aclarar nuestras inquietudes, y es delicioso

entrar más tarde a la escuela

Adolescentes que entran más tarde a la escuela y duermen más tiempo son más felices y saludables. A diferencia de los adultos, los adolescentes entre 13 y 17 años necesitan dormir entre 8 y 9 horas al día. De lo contrario, tanto su rendimiento académico como el emocional tienden a disminuir considerablemente; y como se encuentran en pleno proceso de desarrollo corporal, su crecimiento también se ve afectado por estas escasas horas de sueño.

Un nuevo estudio publicado en Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics, señala que un factor primordial en esta problemática adolescente es la hora de entrada tan temprana a la escuela. Analizando a 197 adolescentes de 15 años se descubrió que, al recorrer media hora la primera clase del día, los alumnos tenían diversos efectos en su vida personal:

–        el 44% de esa muestra pudo dormir mínimo ocho horas, aún si van a dormir a las 23h00;

–     los adolescentes reportaron haber descansado mejor durante ese horario académico;

–         la somnolencia durante el día, la sensación de tristeza y el consumo de cafeína disminuyeron considerablemente;

–      en vez de estar exhaustos en la tarde, los estudiantes tienen más energía para hacer sus deberes.

Incluso, la autora de la investigación, Julie Boergers, explica que:

“La mayoría de los adolescentes experimentan un cambio biológico a través de un ciclo de sueño-vigilia, el cual puede generar que el horario matutino de las escuelas sea realmente desafiante. En este estudio observamos que un modesto retraso en la entrada a la primera clase puede cambiar los patrones de sueño, del estado de ánimo y hasta el uso de la cafeína. […] En conjunto con otras investigaciones, nuestros resultados demostraron los importantes beneficios en la salud de los adolescentes cuando entran más tarde a la escuela. Si integráramos los horarios escolares a los ritmos circadianos  y a las horas de sueño de los jóvenes, tendríamos a estudiantes más alertas, felices, dispuestos a aprender sin la constante dependencia a la cafeína o a las bebidas energéticas para mantenerse despiertos en clase.”

Así que, dormir es un proceso vital en la vida de los seres humanos: permite que el cuerpo descanse, la mente se recupere de los sucesos del día, “recarga las pilas”, genera sueños que tratan de aclarar nuestras inquietudes, y es delicioso.

Es verdad que no podremos cambiar el horario de las escuelas; sin embargo, podemos buscar alternativas para que nuestros hijos descansen lo más posible, y así puedan vivir lo mejor posible. ¿Cuáles consideras que son buenas opciones?

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA