fbpx
Sin categoría

“¿Cuál es la verdadera belleza?” Emotivo discurso de Lupita Nyong’o, ganadora del Óscar

Lupita Nyong'o

A lo largo de la historia de la humanidad, la belleza y la fealdad han sido dos opuestos que han impactado fuertemente en nuestra cultura. A través de dobles mensajes, nos vamos educando a considerar que la primera debe ser una heroína nata; mientras que la segunda, una chica mala.

A veces, sin darnos cuenta, entramos en ese constante patrón de categorizar. Nos basamos en ideas estereotipadas, en deseos reprimidos, en creencias que no cuestionamos porque “han estado así toda la vida”, en modas que cambian con el paso del tiempo. Fomentamos la continuidad de mitos relativos a este tema: las bonitas no necesitan maquillarse, las feas son vulgares, una mujer guapa es una “cualquiera”, las “gordibuenas” no son perfectas pero tienen lo suyo, los mejores son los rubios, una mujer debe tener una silueta de 90-60-90, hay chicos que tienen buen cuerpo siempre y cuando se les quite el rostro porque están horribles, las personas con sobrepeso o con discapacidad no tienen deseos sexuales, entre otras incoherencias más.

Nos hemos bombardeado de tantas ideas erróneas que, al final, nos afecta en la manera de percibirnos a nosotras mismas. Así que, la ganadora del Oscar para la Mejor actriz de reparto, Lupita Nyong’o, tomó la oportunidad de hablar acerca de los paradigmas relacionados con la belleza y la raza. Les compartimos su discurso:

Quiero tomar esta oportunidad para hablar acerca de la belleza, de la belleza negra, de la belleza oscura.  Después de leer una carta de una admiradora, quien confesaba odiar su piel oscura hasta que me vio en la pantalla. Recuerdo una época en que yo me sentía fea. Prendía la televisión y sólo veía piel blanca, solía burlarme y bromear acerca de mi piel de sombras nocturnas. Y cuando fui adolescente, el odio hacia mí misma empeoró, como se pueden imaginar lo que sucede durante la adolescencia. Y una de mis oraciones a Dios, el trabajador milagroso, era que un día yo despertaría siendo caucásica. Traté de negociar con Dios, le dije que dejaría de robar cubos de azúcar durante la noche sólo si me daba lo que yo quería; que escucharía cada una de las palabras de mi madre y nunca perdería de nuevo el sweater de la escuela, sólo si él me hacía un poco más blanca. Pero creo que Dios no se impresionó con mis monedas de cambio porque él nunca me escuchó. Mi madre solía recordarme que ella pensaba que yo era hermosa, pero eso no era justo, ella es mi madre, por supuesto que ella tiene que pensar que yo soy hermosa. Y entonces… Alek Wek. Una modelo célebre, ella era oscura como la noche, y estaba en todas las pasarelas y en cada revista y todo el mundo hablaba de lo hermosa que era. Hasta Oprah la llamó una vez hermosa y eso lo convirtió en un hecho. No podía creer que las personas estuvieran aceptando y amando a una persona que se parecía mucho a mí, así de bella. Mi complexión siempre fue un obstáculo a superar, pero de pronto Oprah estaba diciéndome que no era así. Y mi madre solía decirme de nuevo: ‘No puedes comer la belleza. Eso no te alimenta.’ Y esas palabras me atormentaban y fastidiaban; realmente no las entendía hasta que finalmente me di cuenta que la belleza no era una cosa que yo podía adquirir o consumir; era algo que yo tenía que ser. Lo que mi madre quería decir es que no puedes sostener ni apoyar tu confianza en la manera que te ves. Lo que es fundamentalmente bello es la compasión hacia ti y hacia las personas que se encuentran a tu alrededor. Esa belleza inflama el corazón y encanta tu alma. Eso pasó con Patsey, la recordamos por su belleza de su espíritu, aún si la belleza de su cuerpo se desvaneció. Y espero que mi presencia en las pantallas y en las revistas puedan llevarlas a ustedes, jóvenes, en un viaje similar. Que sientas la validación de tu belleza exterior pero también trabajar profundamente en ser belle por dentro. No hay sombra alguna en esa belleza.

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA