Familia, Salud, Sin categoría

¿Qué sucede con los sitios forestales en México?

mar-bosque-721482.jpg

Generalmente cuando se piensa en un bosque, tenemos la imagen de grandes masas forestales que se extienden fuera de las ciudades, pero contrario al imaginario general, no son aquellos espacios alejados del contacto humano, donde suceden cosas que no nos afectan, sino son regiones con árboles y vegetación que proporcionan servicios ambientales para todas las personas, como el agua y aire. 

En México contamos con aproximadamente 140 millones de hectáreas con diferentes tipos de vegetación, sin embargo, algunos factores como el crecimiento de la población, la urbanización y la transformación en el uso de suelos han sido uno de los principales agentes que dañan a estos ecosistemas y por ello, más de la mitad del territorio de nuestro país se ve afectado gravemente.

Cuando se daña esta cubierta vegetal se generan grandes consecuencias ambientales, por ejemplo, con la alteración del ciclo del agua o cambios de temperatura, favoreciendo incluso el progreso del calentamiento global. Todos estos daños ambientales nos afectan de manera directa e indirecta. Por ejemplo, la falta de agua por la poca o nula infiltración al subsuelo, la liberación de bióxido de carbono como consecuencia de los incendios forestales, la extinción de especies animales y vegetales cuyo hábitat fue alterado o destruido, altos niveles de contaminación en el aire, entre muchas otras consecuencias.

Sin embargo,  en los últimos años muchas personas se han comenzado a interesar en encontrar actividades y mecanismos para restaurar y conservar estos espacios. Es así como se han abierto grandes oportunidades de que los diferentes sectores de la sociedad se integren y participen activamente en la recuperación forestal del país.

La restauración es una de las maneras más frecuentes de generar ese cambio. Estas actividades se encaminan a la rehabilitación de un ecosistema degradado para recuperar las funciones originales del mismo y que propicien su persistencia y evolución.

Para satisfacer la demanda de oxígeno de una persona al día se requieren 22 árboles. Éste y muchos más son los beneficios que puedes considerar al utilizar una hoja, una caja de cartón, servilletas, entre otros productos maderables; pero también podrás entender la importancia de participar en la restauración de los espacios forestales.

Tú puedes contribuir a su conservación. Planta un árbol en tu casa, ayuda a las organizaciones con viveros que producen plantas forestales  e inscríbete junto con tu familia como voluntarios para participar en campañas de reforestación. Infórmate, actívate y participa.

 

*Contenido cortesía de Pronatura AC

pronatura
Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA