Familia, Salud, Sin categoría

¿Deberías tomar antidepresivos durante el embarazo?

3306107689_07cdb6e33b_b.jpg

Estás embarazada: una parte de ti se alegra enormemente por esta hermosa noticia; y otra, está sin estarlo, caída en una sensación de tristeza y soledad. Por más que deseas activar tus días con un poco de alegría, simplemente la fatiga o la melancolía te impiden disfrutar de los días que antes adorabas. 

Visitas al doctor y sugiere que empieces a tomar antidepresivos. No quieres, “eso es para las personas débiles que no quieren resolver sus problemas”. Sin embargo, una mínima parte de ti está consciente que la sensación de vacío es omnipresente y no sabes cómo lidiar con ella. 

Reconoces cada una de esas sensaciones, ya habías vivido un periodo de depresión. Sopesas la probabilidad de que el verdadero problema sea biológico, en algún circuito descompuesto de las sinapsis y dentritas. Entonces investigas qué tan perjudicial o benéfico pueden ser los antidepresivos durante el embarazo. 

Aprendes que los antidepresivos han formado parte de los tratamientos psicofisiológicos contra la ansiedad y la depresión desde la década de los 50. Conforme la ciencia avanzaba, este tipo de fármacos se fueron diversificando hasta obtener cinco tipos: los que inhiben los neurotransmisores (IMAOs, ISRSs e IRSNs), o los desbordaban dentro del cuerpo (tricíclicos y NaASEs). De ese modo descubres que, dependiendo de tu cuerpo, necesitas antidepresivos para generar una producción normalizada de serotonina o de norepinefrina. No obstante, hay ocasiones en que estas pastillas producen ciertos efectos secundarios que, tarde o temprano, pueden no sólo empeorar el estado de ánimo sino también el físico.

Lees comentarios relacionados a un ciclo sinfín: depresión-pastillas antidepresivas-aumento de peso/fatiga/estar sin estarlo-empeoramiento de la depresión-y de nuevo al inicio. Y es cuando te cuestionas acerca de la efectividad de estos fármacos, en especial sobre los efectos secundarios que puedan afectar a tu bebé en vientre. Investigas más a profundidad: los bebés cuyas madres ingirieron antidepresivos durante el embarazo, tienen un alto riesgo de alguna deformidad cognitiva, enfermedad cardiaca, problemas en el desarrollo neuronal o incluso la muerte. 

¿Qué es mejor: una madre en antidepresivos o una madre potencialmente ansiosa y depresiva? 

De acuerdo con la American Pregnancy Association, el 13 por ciento de las mujeres embarazadas de EE.UU. toman antidepresivos, sopesando los riesgos y beneficios de los fármacos. Te preguntas sobre la capacidad de estas madres que deciden ingerir químicos a costa de los riesgos de aborto involuntario, malformaciones cardiacas, preeclampsia, parto prematuro, disminución de peso al nacer, hipertensión pulmonar y malformaciones congénitas. Sobre todo por su ineficacia en el ámbito emocional:

En 2008, Dr. Irving Kirsch, de la Universidad de Harvard, demostró que la eficacia de los antidepresivos es “clínicamente insignificante” en comparación de pastillas de azúcar, particularmente en personas con depresión moderada. Por el otro lado, este tipo de drogas tienen un efecto significativo en casos graves de depresión mayor. 

También descubres que simplemente parar con el tratamiento no es la solución: las sensaciones de ansiedad, manía y depresión regresan. Te desesperas al encontrarte en un laberinto sin una posible salida. 

“¿Entonces qué hago?” Miles de veces te lo preguntas. Mientras que el tratamiento farmacológico contra la depresión puedes afectar tanto al bebé como ti, la depresión sin un apoyo puede también perjudicar indirectamente al niño. 

Tomar una decisión de ese calibre no es sencillo. El prejuicio y la ignorancia pueden provocar graves problemas a nivel personal como en el familiar. Por lo que es importante recordar que al informarte puedes encontrar una solución viable a la situación a la que vives. Es decir que, en vez de asistir a un psiquiatra o médico general, puedes optimizar tu salud al frecuentar terapia cognitiva conductual o terapia breve, cambiar la rutina diaria o incluso la dieta. Y sobre todo, recordar que no estás sola. 

 

http://mamanatural.com.mx/2014/06/es-verdad-que-los-antidepresivos-favorecen-la-obesidad/

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA