Familia, Salud, Sin categoría

La influencia de los videojuegos en los niños podría ser benéfica, según esta investigación

7302062284_59035070f0_b.jpg

El viejo adagio afirma que “todo en exceso es malo”, y parece ser cierto cuando se trata de la presencia de gadgets electrónicos y videojuegos. Hay veces en que nos preocupamos porque nuestros hijos pasan mucho tiempo jugando en frente de una computadora, tableta o televisión. Desde una hora hasta incluso más de cinco… ¡en un día! 

Estudios científicos avalan el beneficio de jugar videojuegos, ya que refuerzan la creatividad, imaginación y resolución de problemas de quienes lo usan; sin embargo hay otros que explican que provoca aislamiento e incluso depresión. Buscamos entonces en alguna solución viable para que nuestros hijos se entretengan de manera saludable, en especial cuando hablamos de videojuegos. ¿Qué tanto podemos permitirles jugar? 

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Oxford, donde se observaron a 5 000 niños entre 10 y 15 años de edad, aquellos que pasan alrededor de una hora jugando videojuegos tienden a ser más felices y socialmente adaptados, que sus coetáneos quienes no juegan o lo hacen durante más de tres horas. 

Andrew Przybylsky, autor de la investigación, explica que “el deslindamiento de los videojuegos está asociado a una mayor satisfacción de vida y a un comportamiento prosocial, y a la baja apropiación e internalización de los problemas.”

De este modo, los niños que juegan menos de una hora tienden a sentirse más plenos con su vida, a tener menos problemas emocionales y sociales, o a reportar menos dificultades de hiperactividades. 

Así que, después de todo, un poco de distracción tecnológica puede ser más benéfica de lo que creíamos. ¿Será entonces que el secreto es no llegar a los extremos?

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA