Familia, Salud, Sin categoría

Cuando la legalización de la marihuana implica la salud de un hijo

cms-image-000100254.jpg

El tema de la legalización de la marihuana es delicado. Por un lado, la marihuana es una droga que altera el estado perceptivo de la persona que lo ingiere. Su uso excesivo y prolongado se relaciona con trastornos mentales y enfermedades fisiológicas, tales como esquizofrenia, psicosis, pérdida de memoria, atención o concentración, entre otros. Algunos expertos en la salud consideran que esta planta genera cierta sensación de dependencia compulsiva y adicción, provocando que personas se “pierdan en el camino”. 

Por el otro lado, numerosos estudios explican que, a comparación de otras drogas como la cocaína y heroína, la marihuana no genera dependencia (ni adicción) que bajo circunstancias específicas, que implican un uso desmesurado y extenso. Además se ha reportado su eficacia medicinal para tratar enfermedades como anorexia, glaucomas, tumores, cáncer, enfermedades del intestino, espasticidad muscular, esclerosis múltiple, epilepsia, síndrome de Tourette, síntomas de ALS (enfermedad de Lou Gehrig), intervenciones quirúrgicas, síntomas de hemodiálisis o quimioterapia, entre otros.

Los componentes químicos del cannabis crean una variabilidad farmacológica a nivel neuronal, por lo que ayuda a inhibir el dolor de estas enfermedades o tratamientos, así como a mejorar la salud de las personas que la consumen médicamente. 

Como es el ejemplo de Oliver Miller, quien sufrió un ataque al corazón en el útero, situación que le provocó una lesión en el tronco cerebral. Debido a esto, Oliver, de 14 años de edad, experimenta varias convulsiones al día. 

Después de varios años bajo cuidado médico, descubrieron que lo único que neutraliza su dolor es un medicamento derivado de la marihuana. No obstante, el uso de esta droga estaba prohibido en el lugar donde vive él y su familia (Nueva York). 

¿Creen que vale la pena legalizar el uso medicinal del cannabis para el bienestar de niños que sufren de condiciones desoladoras?

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA