Familia

Hablar a un bebé es decisivo para su desarrollo cerebral

  • El cerebro de un bebé, entre los siete y once meses de edad, empieza a establecer el mecanismo para formar palabras antes de que el niño comience realmente a hablar.

Hablar a un bebé

Hablar a un bebé es decisivo para su desarrollo cerebral… La comunicación es uno de los elementos sociales más importantes de una cultura. Gracias a las palabras y su orden gramatical, formamos las premisas que regirán nuestros paradigmas de la vida.

Por ello es importante la comprensión adecuada de la lengua. Y de acuerdo con un nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, los bebés escuchan las conversaciones en un intento de comprender la mecánica del habla.

La investigación sugiere que el cerebro de un bebé, entre los siete y once meses de edad, empieza a establecer el mecanismo para formar palabras antes de que el niño comience realmente a hablar. Esta situación afecta inevitablemente el desarrollo tanto físico como cerebral, estimulando áreas del cerebro enfocadas en la percepción y coordinación motriz del habla.

Patricia Kuhl, autora del estudio y codirectora del UW’s Institute for Learning and Brain Sciences, explica que la mayoría de los bebés balbucean a los siete meses, sin embargo empiezan a soltar sus primeras palabras hasta el año. Por lo que fue muy importante encontrar la activación de áreas motores en el cerebro cuando el bebé sólo está escuchando, ya que significa que están tratando de responder oralmente desde que balbucean; sin embargo, todavía no están preparados para hacer los movimientos correctos que produzcan las palabras.  

Asimismo, la investigadora descubrió que los bebés pueden diferenciar los sonidos de otras lenguas hasta los ocho meses de edad, cuando el cerebro empieza a enfocarse sólo en los sonidos que escuchan alrededor.

Aunque todavía es confuso cómo se logra la transición, Kuhl considera que el estímulo a las áreas motores contribuye a la elaboración de palabras cuando los niños se vuelven más sensibles a su idioma nativo. Situación que se logra a través de las interacciones sociales con sus cuidadores, en especial cuando al principio hablan aún más lento (“Hoooooooooola, ¿cómo estáaaaaaaas?”), ya que les toma menos esfuerzo interpretar y predecir los movimientos orales.

El escuchar a los adultos, están ejercitando las áreas motoras de los cerebros de los bebés, ayudándolos a que aprendan a articular y realizar enunciados. Es decir, el área de Broca, el cerebelo, regiones corticales relacionadas con la coordinación motriz fina y gruesa, así como el área superior temporal de gyrus.

A continuación te compartimos un video donde se observa la influencia de la interacción social en la atención del bebé, y comprensión de las palabras:

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA