Familia, Salud, Sin categoría

¿Al despertar te sientes cansada? Mira aquí por qué

7047471251_582dca2d45_b.jpg

Probablemente te ha llegado a pasar que, después de un largo sueño, te despiertas aún más fatigado y amodorrado. Sigues acostado tratando de descansar, pero sientes un ligero dolor de cabeza, cuello y hombros.

Quisieras poder dormir un poco más… No obstante, sabes que si lo intentas, la sensación de malestar empeoraría. Te resulta inverosímil la incapacidad de descansar en la única actividad física que te permite recuperar energía y vitalidad.

De acuerdo con los científicos, dormir demasiado provoca un malestar de cruda sin alcohol. A diferencia del daño neurológico causado por la ingesta excesiva del alcohol, el sleep drunkenness (la embriaguez del sueño) es un intento fallido por abastecer el reposo que confunde el área del cerebro que controla los ciclos circadiano y de vigilia del cuerpo.

El ciclo circadiano, aquel que controla las etapas del sueño, influye en las células ubicadas en el hipotálamo, parte del cerebro que también controla el hambre, la sed y el sudor. Estas células activan el sueño cuando reciben las señales de luz a través de los ojos, por lo que el reloj interno intuye que ya es de “mañana” y manda mensajes químicos para activar el cuerpo.

Pero cuando se duerme demasiado, el reloj interno se desestabiliza, confundiendo a las células a activarse cuando todavía se está durmiendo. Por consiguiente, se experimenta una sensación de fatiga, ya que nuestro cuerpo realmente está activo (aunque estemos durmiendo). Es un fenómeno similar al jet lag.

El problema se presenta cuando el sleep drunkenness no sólo provoca fatiga, sino también enfermedades orgánicas, tales como la diabetes, problemas cardiovasculares, obesidad, deficiencias cognitivas e incluso la muerte.

¿Quiénes lo padecen? Alrededor del 4 por ciento de la población sufre de este trastorno del sueño, quienes tienden a  padecer de algún otro desorden emocional, trabajar a horas anormales o dormir en situaciones incómodas.

Para evitar este trastorno, los doctores recomiendan usar cortinas oscuras, eliminar luz artificial e incluso “resetear” el reloj circadiano durante un día. Lo mejor es, cuando te despiertes, estirarte y levantarte, pues tu cuerpo habrá empezado ya su actividad orgánica; de lo contrario, sólo te sentirás fatigado e incluso deprimido.

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA