Familia, Salud, Sin categoría

¿Sabes qué es el Trastorno de Bipolaridad?

2936935445_4bcbdb4885_b.jpg

 A diferencia de la vox populi donde llaman bipolar a una persona lábil, el Trastorno Bipolar es un desorden emocional caracterizado por periodos de depresión y manía, que pueden afectar a nivel físico y psicológico.

Las personas que sufren del trastorno tienden a turnarse entre una extrema felicidad y actividad física, y  depresión o fatiga. Cada fase puede durar desde días hasta meses, abarcando numerosos síntomas:

–          En la fase maníaca, la persona puede distraerse fácilmente, sufriendo de insomnio y de un estado de ánimo muy irritado y apresurado; generando creencias falsas acerca de uno mismos y de sus habilidades; realizando comportamientos descontrolados como gastos exagerados, bebiendo o consumiendo drogas en exceso, manteniendo relaciones sexuales con muchas parejas; etcétera.

–          En la fase depresiva, la persona sufre de tristeza profunda,  distimia, fatiga, minusvalía, desesperanza, baja autoestima, pensamientos suicidas y culpa, encontrando dificultades para concentrarse, tomar decisiones y desestabilización de sueño.

Aunque se conoce la causa específica de este trastorno, la influencia de la genética y estilo de vida pueden afectar contundentemente el estado de ánimo. La Bipolaridad puede tratarse con terapias psicológicas, tratamientos farmacológicos, cambios de rutina y hasta de dieta.

En caso que tú o alguien cercano padezcan de bipolaridad, es importante reconocer que nosotros tenemos el poder de controlar la energía, emociones y estados de ánimo. A veces es complicado y tortuoso, ya que depende de nuestra genética, historia de vida, ambiente familiar, decisiones personales, etcétera.

Cuando estás en la fase de depresión, es casi imposible evitar sentirse prisionero de la genética, de las emociones, del estado de ánimo. Sin embargo, es posible mejorar los síntomas de la bipolaridad, y asimismo reducir la ingesta de fármacos para controlar la enfermedad, a través de unas alternativas saludables en tu estilo de vida. Como por ejemplo, un cambio en la dieta alimenticia, añadiendo actividad física balanceada, entre otras.

El trastorno no sólo debe controlarse a nivel orgánico, sino también en lo emocional.  Por consiguiente es importante tomar sesiones terapéuticas con un psicólogo, mientras que, paralelamente, uno empieza a cambia su estilo de vida, de manera que el cuerpo secrete cientos de hormonas que influyan en el estado orgánico y emocional.

Es decir que unas decisiones saludables pueden mejorar la genética de una persona, así como la calidad de su vida entera. Por ello te compartimos un plan integral  en tu dieta que influya positivamente en tu cuerpo (aunque recuerda que es indispensable que primero lo revises con tu médico):

–          Ácidos grasos Omega 3. De acuerdo con un estudio, la bipolaridad es una de las enfermedades asociadas con la privación de omega 3. Lo puedes encontrar en pescados como el salmón, trucha alpina, sardina, bacalao negro, anchoas, ostras, atún blanco, mejillones, entre otros.

–          Elimina el azúcar refinado, ya que absorbe los nutrientes minerales necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo, además que provoca una adicción a los productos endulzados. En vez de satisfacer tu antojo de azúcar con productos “chatarra”, considera hacerlo con productos naturales como las frutas o con stevia (ya que no afectan a los niveles de insulina en la sangre).

–          Magnesio. Es considerado como un estabilizador emocional, ayudando a reducir los síntomas de la manía. Tiene efectos positivos en el sueño. Puedes encontrar el magnesio en las semillas de calabaza, espinacas, semillas de soya, frijoles, semillas de girasol, etcétera.

–          Vitaminas. La deficiencia de vitaminas, como la C, D y B, pueden producir una sensación de tristeza y fatiga. De acuerdo con un estudio, las vitaminas ayudan a prevenir el cáncer de ovarios, colon y pecho. Los puedes encontrar en pescados, carne roja, queso, yemas de huevo, semillas, espinacas, espárragos, mano, pan, etcétera.

–          Carbohidratos. El objetivo es reducir al máximo los carbohidratos malos (calorías) que afectan a tu sistema; por el otro lado, procura consumir carbohidratos sanos que revitalicen a tu cuerpo, como los que ofrecen la quinoa, la avena, la cebada, hummus, zanahoritas, queso cottage, queso Oaxaca, vegetales, salmón o pollo.

–          Reduce el consumo del alcohol, el cual interrumpe el proceso del sueño y del estado de ánimo.

–          Disminuye el uso de la cafeína en la fase maniaca, ya que es un estimulante que afecta a nivel cardiovascular.

Como lo mencionamos anteriormente, este tipo de cambios en el estilo de vida no puede lograrse de manera solitaria. Es decir que para realizar un impacto significativo en la mejora de nuestro estado de ánimo, de energía y de sueño, es necesario combinar un conjunto de factores y habilidades; tales como el control del estrés, una actividad física regular, llevar un tratamiento psicoemocional, mejorar nuestros hábitos alimenticios, entre otros. 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA