Crianza, Familia

7 cosas que les quiero decir a mis hijos sobre el porno

  • Desde mamá Natural queremos abordar las conversaciones “incómodas” de crianza desde el lugar más natural y orgánico posible.

cosas que les quiero decir a mis hijos sobre el porno

7 cosas que les quiero decir a mis hijos sobre el porno: (una nota publicada en inglés originalmente en el sitio Mamamia.com.au).

Desde mamá Natural queremos abordar las conversaciones “incómodas” de crianza desde el lugar más natural y orgánico posible. Quizá no corresponda a todos los tipos de pornografía, ni a todas las familias, por si acaso te sirve, creemos que esta carta refleja la  intención detrás del porno. Compartimos:

“Querido hijo,

Sé que esta no es una conversación que un hijo quiere tener con su mamá a ninguna edad. Por lo tanto no te voy a obligar…, o casi.

Al escribirte esta carta te libero de tener la conversación cara a cara conmigo acerca del sexo. Pero más específicamente, acerca del porno. Sin embargo, es una conversación que debemos tener.

Porque fracasaría en mi deber de madre, de guía, y de mujer si no comparto contigo esta información -información que tiene el poder de generar un gran impacto en tu futura vida sexual. Y en tus relaciones.

Así que escucha con atención. Esto es importante.

Primero que nada, sé que has visto pornografía. Quizá mucha. Esto me ha causado conflicto. Nadie quiere pensar que su hijo mira a extraños teniendo sexo loco.

Pero ya acepté que el mundo ha cambiado, que es diferente ahora, y que en el momento en que te dimos acceso a un dispositivo electrónico y a tu computadora, era inevitable que alguna vez miraras porno.

Esto me entristece, pero no por las razones que puedas llegar a pensar.

El sexo no tiene nada de malo, y no tiene nada de malo estar interesado en el sexo. Para mi, no se trata de una cuestión moral.

Estoy triste porque pienso que mirar pornografía puede afectar potencialmente tus experiencias sexuales de manera muy negativa.

Y no solo yo. Es un dato demostrado. Los hombres que miran demasiada pornografía tienen problemas para disfrutar el sexo real con mujeres reales.

Yo no quiero que seas ese hombre. Ni por ti, ni por tus parejas.

De verdad me hubiera gustado que tanto tu como tu generación descubrieran el sexo sin excesos que deforman la sexualidad, que a veces la dejan sin alma, sin la imagen sexista de la pornografía.

Me hubiera encantado que todos ustedes descubrieran la sexualidad de manera orgánica, con todas sus sorpresas, sus emociones y hasta sus decepciones. Sin expectativas ni pre concepciones.

De la manera como era antes, a la antigua. Para nosotros el sexo era maravilloso, algunas veces una rara experiencia que descubrir. Mucho por mejorar a cada paso.

Hoy en cambio, en los tiempos en que tu y tus amigos tienen sexo, casi todos ya han visto (antes de eso), horas y horas de estrellas pornográficas teniendo sexo, de tantas maneras… Eso será como un protector de pantalla  que vendrá a tu mente mientras exploras tu propia sexualidad, y eso es muy desafortunado.

Entiendo que el genio de la pornografía puede encerrarse de nuevo en la botella. Tu generación es un producto de su tiempo, y todos van en el mismo barco. Supongo que lo has notado.

Sin embargo, considero que hay algunas cosas importantes que debes saber. No creo que nadie mas te las diga, así que aqui van, por favor trata de recordarlas.

1. El porno no es sexo real. NO lo ES.

Todo lo que veas online es sexo comercial, es “sexo producido”. Esas personas están teniendo sexo por dinero. Es un negocio.

Es su trabajo. Así como los modelos en las pasarelas realmente no representan la realidad de como se miran la mayoría de las personas, la pornografía no representa al sexo.

2. No te compares jamás con los hombres que ves en la pornografía.

Los hombres que salen en las series pornográficas son elegidos por sus atributos sexuales y mantienen sus erecciones por largo tiempo. Muchas veces usan drogas para lograrlo. Otras veces, los videos son editados para que parezca que son sesiones largas y continuas de sexo. En la vida real no es así.

También aparecen hombres y mujeres depilados, esto cumple un objetivo cuando se acercan las cámaras para grabar lo que están haciendo, pero las mujeres y los hombres no están regularmente depilados, ni tampoco prefieren que sus parejas siempre lo estén.

3. NO compares a tu pareja con las mujeres que ves en la pornografía.

Puede ser obvio, pero prefiero ir al detalle. Las mujeres que ves en el porno generalmente están operadas, sus cuerpos son mas redondos, o estilizados que los cuerpos naturales, sus pechos y nalgas están aumentados, no están afectados por la gravedad sin importar la postura que tengan porque son falsos. Los senos naturales no se ven ni se mueven así.

Adicionalmente, la vagina del porno tampoco se parece a las vaginas comunes. Disculpa que sea taaan explícita. Pero sí, la cirugía vaginal  existe, para que se vea “bonita”. Entonces las vaginas del porno son distintas a las vaginas reales, que son mucho mas diversas en apariencia (y bellas). Hay muchísimos trucos que se usan para cambiar los genitales  desde el láser, hasta el blanqueamiento de la piel, la cirugía estética y la depilación permanente.

Si, ya sé. No es algo en lo quieres entrar en detalle conmigo, pero de verdad es en tu favor. Necesitas comprender que no hay nada remotamente natural en los cuerpos que llegues a mirar en el porno.

4. Las mujeres en el porno fingen.

A las mujeres en el porno les pagan para que parezca que disfrutan todo. Todo (sin importar que), por mas raro, incómodo, embarazoso o doloroso que sea. Estas mujeres y estos hombres reciben dinero para fingir que gozan a pesar de ser denigrados o abusados. Mientras mas humillante o peligrosa resulte la escena, mas dinero reciben. Es un negocio.

Piénsalo por un momento. Si tienes que pagarle a alguien para que haga algo, es porque quizá no quisiera hacerlo sin dinero de por medio. Por eso por favor, nunca pienses que las respuestas que ves en las mujeres del porno, son reales. No son ningún indicativo de lo que las mujeres realmente desean en el sexo.

5. Tu no quieres una pareja que finja disfrutar.

Las mujeres reales requieren mas calentamiento, mas preliminares que las mujeres del porno, las parejas en la vida real requieren mas condiciones que las hagan sentir en intimidad, en seguridad, en dignidad para disfrutar, y si hay amor de por medio es fabuloso. El porno es falso.

6. El sexo que enseña la pornografía no es la regla.

En el sexo no hay bueno ni malo siempre que sea consensual, consentido, respetuoso, amoroso.

Pero hay muchas situaciones que la pornografía hace parecer como aceptables y no lo son para la mayoría de las mujeres. Te repito, situaciones extremas reciben pagos extremos, ¿lo entiendes ahora?, así que imagina las cantidades de dinero que se manejan detrás de escenas que además tienen violencia o maltrato… si alguna vez miras porno, por favor NUNCA asumas que eso se parece a la vida real.

Cuando quieras hacer algo con tu pareja, pregunta primero. El respeto es la base. Ninguna mujer es igual a otra, y la mayoría agradecerán que seas considerado.

7. El porno está pensado entre hombres para hombres.

Así inició el negocio y así se mantiene. Eso significa que lo que ves es lo que los hombres (con esa concepción del sexo) desean, pero no necesariamente es lo que a las mujeres les gusta. El sexo no funciona así. Claro que en gustos se rompen géneros, pero el porno de verdad no representa el sexo real.

***

Quizá ya te he dado mucho que pensar hasta este momento. Ahora, me gustaría que compartas esta carta con tus amigos. Puedes subirla a Facebook si quieres.

Con amor,

Mamá”

xxxxx

La pornografía no es cosa menor, no es cosa de niños, es algo que puede dañar la vida sexual de un adolescente, de un adulto, puede ser adictiva.  

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA