Salud

5 consejos para cuidar y sanar una episiotomía

  • Cuidar y recuperar la salud de nuestro suelo pélvico puede hacer toda la diferencia en nuestra concepción de la experiencia del nacimiento y de nuestra salud sexual y reproductiva futura.

sanar una episiotomía

5 consejos para cuidar y sanar de la episiotomía porque si estás por tener a tu bebé o ya lo has tenidos sabes que hay dos probables escenarios (restart o bien, que te sea practicada una episiotomía) aunque honestamente hay nacimientos que suceden sin desgarre y sin episiotomía, pero si acaso la has tenido, aquí estas recomendaciones.

Una breve explicación sobre la diferencia entre rasgarse y tener una episiotomía:

Existen muy pocos escenarios en los que la episiotomía es necesaria, la evidencia vigente demuestra que rasgarse de manera natural a veces resulta mejor en términos de severidad y recuperación, infecciones y otros riesgos posibles.

La episiotomía de rutina está desaconsejada. En tanto que rasgarse es un proceso considerado “normal” y la mayoría de las mujeres sufren desgarros menores que suelen sanar pronto y que no requieren puntos.

Si el bebé de verdad se encuentra en la situación de estrés fetal en la segunda etapa del trabajo de parto (fase de expulsión) y existe el riesgo de desgarro hacia la uretra y no hacia el periné, una episiotomía puede considerarse necesaria.

En esa situación la episiotomía es menor en términos del riesgo de permitir el desgarre natural que puede incluso dañar y músculos y tener una larga recuperación.

Consejos para cuidar y sanar la episiotomía:

#1: Sanar la episiotomía

Lo primero es darte tiempo (bastante) para recuperarte y sentirte “realmente” recuperada. 

El reposo es clave y no se le da importancia. Cosas adicionales que pueden servir:

  • Witch hazel: agua de barbas de bruja, olmo escocés o hamamelis es una planta y su extracto mezclado con alcohol es muy usado por sus propiedades astringentes y anti bacteriales. Hacer unos pads empapados o toallitas varias veces al día sobre la herida.
  • Baños de asiento tibios:  de cualquier forma que resulte cómoda con hierbas curativas (árnica, caléndula, hamamelis).
  • Compresas frías: el frío suele reducir la inflamación y bajar lo hinchado.
  • Usar atomizador en el periné (peri-bottle) para evitar frotar la zona después de orinar o defecar y usar toallas húmedas para retirar cualquier resto.
  • Defecar suavemente: desafortunadamente en el postparto muchas mujeres siguen con estreñimiento lo cual infiere presión en el periné. Trata de consumir suficiente fibra, tomar mucha agua y considerar tomar laxantes naturales.
  • Trata suavente los puntos de acuerdo a las indicaciones de tu médico o partera.

#2: Complicaciones de la episiotomía

Ambos: desgarros y episiotomía pueden tener complicaciones, pero parece ser que los de la episiotomía pueden ser mas severos.

Algunas complicaciones incluyen:

  • Infecciones.- mas severo porque la incisión implica un corte profundo que expone mas tejido. No dejes pasar un solo signo o síntoma: picor, inflamación, fiebre…
  • Hinchazón e irritación.- puede ocurrir con desgarro, episiotomía o en un periné intacto.
  • Sangrado.- vigilar muy bien que no suceda a través de la herida.
  • Daño a músculos o nervios.- a veces es necesario y saludable buscar un fisioterapeuta experto en la recuperación del suelo pélvico.
  • Dolor al tener relaciones sexuales.- puede corregirse con terapia de rehabilitación del suelo pélvico.

#3: Puntos de la episiotomía

Mientras que algunos desgarres son superficiales y no requieren puntos, la episiotomía al ser una incisión quirúrgica si los requiere siempre por la profundidad del corte. La mayor parte de las veces se usan puntos auto absorbibles, sin embargo; es recomendable que los vigile el médico o la partera en la semana uno, la tres y la 6 si aún no has sanado por completo.

Ocasionalmente los puntos pueden zafarse de manera prematura y puedes llegar a requerir que vuelvan a coser. Depende de cada caso, pero es importante que conozcas como b¡vas evolucionando.

#4: Cuidado de la episiotomía

En general requieres los cuidados del postparto con atención especial en el periné.

No pierdas de vista que tienes puntadas y que ello sugiere que no tengas presión ni actividad que las ponga en riesgo de salirse. Seguro tu médico y/o tu partera te piden que no tengas actividad sexual con penetración hasta que sean retirados los puntos.

La higiene es muy importante mientras la herida sana: cambiar tus toallas frecuentemente, baño diario, dejar respirar la herida, usar ropa interior de algodón y no ajustada es importante.

#5: Cicatriz de la episiotomía

cada mujer es única en su manera y tiempos para sanar heridas. Algunas personas cicatrizan casi sin rastro y otras pueden tener cicatrización queloide. Dado lo profundo de la herida de la episiotomía es muy normal que quede una cicatriz que se siente al tacto.

Muchas veces queda secuela de dolor en el tejido de la cicatriz y alrededor, cuando hay penetración en la relación sexual o mientras evacúas. 

El tejido cicatrizado puede tratarse con aceites esenciales, remedios tópicos, fisioterapia y medicina alternativa siempre prescrita por profesionales.

La mayoría de los aspectos del nacimiento son hermosos y bellos de experimentar. Siempre puede resultar un poco caótico y de cuidado sobre todo durante la recuperación postparto… donde sobra el amor, los momentos de felicidad, las emociones encontradas, las intervenciones inesperadas, la falta de comodidad y el tiempo para sanar y cuidar de nosotras mismas.

Cuidar y recuperar la salud de nuestro suelo pélvico puede hacer toda la diferencia en nuestra concepción de la experiencia del nacimiento y de  nuestra salud sexual y reproductiva futura. Buscar apoyo de tu médico, partera y doula de postparto puede guiarte a encontrar las mejores opciones de cuidado.

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA