Claudia Lizaldi, Lactancia, Salud

10 cosas para las que me ha servido la lactancia prolongada que no me hubiera imaginado cuando apenas me convertí en Mamá…

  • Si, yo también fui de las que se espantaron al ver a un niño caminando y aún tomando pecho…, pero comprendí que ¡El pecho es paz!

lactancia prolongada

Si, yo también fui de las que se espantaron al ver a un niño caminando y aún tomando pecho, estaba en casa de mi maravillosa Partera, Laura Cao, me había invitado a una reunión de mujeres que se juntaban para compartir aprendizajes de su estrenada maternidad, a escucharse, a resonar juntas, tampoco entendía la necesidad de ello, ahora me parece que estaba invitada a un encuentro extraordinario por lo fantástico de su carácter y lo absolutamente necesario que es para las Mamás recién estrenadas saber que muchas pasan por lo mismo que ellas.

En fin, en esa reunión vi a una hermoooosa mamá con su hijo de un año ocho meses que se acercó y se le pego al pecho, yo creo que Laura vió mi cara porque por esas fechas me compartió algo hermosísimo que entendí cuando Iam tenía bastante más que un año y claro, seguía tomando pecho…: “El pecho es paz”.

Así pues quiero compartir contigo lo que aprendí con mi primer hijo sobre las maravillas de la lactancia prolongada buscando las 10 cosas, situaciones o bien bendiciones, para las que me ha servido personalmente la lactancia prolongada (ósea más de un año) …

  1. Empecemos por darle más profundidad a esa maravillosa frase, “El pecho es paz”, cualquiera que sea la situación, se despertó y llora, el pecho es paz, empieza a gatear y se frustra, el pecho es paz, empieza a caminar y se cae, el pecho es paz, se asustó y llora, el pecho es paz, se machuca el dedo con un cajón, si ya sé a nadie le ha pasado, pero hasta en esa situación irreal, ¡¡¡El pecho es paz!!! Mi Esposo se maravilla, ya sea con Iam en su momento o ahora con Elah, está llorando y me dice “a ver, a ver, pégatela” acto seguido, acto de magia, paz.
  2. En el despegue y aterrizaje de los aviones, en estos cambios tan rápidos de altura a todos nos sucede esta descompensación e inmediatamente al sentir que los oídos nos van a reventar tragamos saliva, un bebé no sabe hacer eso, de modo que al estar pegados al pecho naturalmente tragan y no sufren al despegue y al aterrizaje, se conoce como barotrauma, aquí más datos… http://m.kidshealth.org y ya que hablamos de volar en avión un blog buenazo de mi amada Socia con más tips http://www.mamanatural.tv/
  3. Para prevenir alergias, esto es fantástico pero no todos estamos familiarizados con la información chequen dato: albalactanciamaterna.org
  4. Acompañar calenturas y malestares normales de una etapa en la que nuestros hijos están creciendo y todo puede llegar a dolerles…, hasta el pelo.
  5. Para reconectar… es una sensación maravillosa cuando regreso de trabajar o incluso cuando ya son más grandes y regreso de viaje y al regreso está intacto ese hilo dorado de unión, de ser sólo uno, es uno de mis momentos favoritos y que seguro voy a extrañar como loquita cuando Elah destete por siempre.
  6. Para mí es como su vitamina diaria, sé que son sus anticuerpos, sus defensas, su magia para estar sanos.
  7. Verlos crecer con una autoestima impactante y una seguridad en sí mismos que les abre todas las puertas.
  8. Debido a las grandes cantidades de Triptófano (Aminoácido precursor de la serotonina -hormona de la felicidad) presente en la leche materna, se imaginarán que es una sustancia natural que causa felicidad y bienestar, pues amo esa función/bendición de la lactancia prolongada, se despegan del pecho con esa carita de “seeee todo es fantástico, todo está bien, la vida es bella y me encanta estar aquí” (léase en tono pachecho) jajajaja ¡Niños felices, Mamás y Papás felices! ¡Mamás felices y Papás felices, niños felices! Creo que esta es de las cosas que MÁS amo de la lactancia prolongada y de la lactancia punto.
  9. Como su “estimulación temprana” hay una inmensa y fantástica cantidad de sinápsis neuronales que se dan mientras nuestro bebé está extrayendo la leche, digamos que se encienden miles de foquitos en su cerebro durante los momentos en los que toma pecho y seguro antes y después también, de aquí ese porcentaje del que se habla, que los niños que llevan una lactancia prolongada son un buen tanto más inteligentes, yo creo que son lo inteligentes que cualquier niño debe de ser lo que pasa es que no todos (aún) viven una lactancia prolongada.
  10. Para trabajar su paciencia y su certeza, cuando un bebé se pega al pecho la leche no suele salir inmediatamente, digamos que la tiene que trabajar, es decir, se pega jala jala jala y bang ¡la leche!: P A C I E N C I A, y de forma bella, preciosa e instintiva sabe que en algún momento esa leche va a salir: C E R T E Z A, dos virtudes que los van a acompañar toda su vida y sin duda harán de su viaje por la misma una aventura más placentera y feliz.

lactancia prolongada

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA